miércoles, 14 de julio de 2010

Caught in the Act

Me gustan mucho los momentos de distensión. Seminaristas que juegan (mal) al fútbol a la hora del recreo, guardias de seguridad que escuchan Yo La Tengo mientras hacen su paseo nocturno por el centro comercial, directores generales bailando "Los pajaritos" en una fiesta desmelenada.
Se aprende mucho de los momentos en los que las personas bajan la guardia. Son divertidos, entrañables, patéticos hasta decir basta. Hace poco vi a un tipo en el pasillo del metro urgándose una prominente nariz en busca de fósiles. El tipo lo hizo rápido, pero algunos lo pillamos. Patético, asquerosamente humano. Genial.

3 comentarios: